Quimsa de Santiago del Estero le ganó la final a San Lorenzo por 76 a 70 y es el primer campeón de la temporada. Buen partido del rafaelino, que suma otro título.

Quimsa rozó la perfección e hizo todos los méritos para ser el nuevo campeón del Súper 20, un título que sigue siendo esquivo para el multicampeón San Lorenzo. La Fusión ganó 76-70 para festejar ante su gente en un estadio Ciudad de Santiago que vivió una verdadera fiesta. La base estuvo en la intensidad defensiva para impedirle correr la cancha al rival y quitarle una de sus principales armas. Después, en el costado ofensivo tuvieron a casi todas sus piezas muy certeras: Courtney Fells (22 puntos) durante todo el juego, aunque en distintos momentos quienes aportaron fueron Mainoldi (14), De Los Santos (10), Acuña (13) y Aguerre (13). Nico De Los Santos además sumó 6 asistencias y 5 rebotes, para coronarse como el MVP de la gran final.

La final del Súper 20 comenzó con mucha intensidad defensiva y con un golpe por golpe bien marcado. Courtney Fells abrió el marcador para Quimsa con un triple, pero rápidamente contestó San Lorenzo por la misma vía por intermedio de Calfani. A partir de su versatilidad, Coco Mainoldi tomó el protagonismo inicial para La Fusión y sumó 8 puntos en fila (un 2+1, un bombazo de tres y una conversión cercana al aro). Otro triple de Fells abrió una brecha de 6 puntos para el local (16-10). El tiro de tres puntos fue la clave de los minutos finales. San Lorenzo clavó dos seguidos (Aguirre y Sims), pero los santiagueños cerraron de la mejor manera: a partir de buena defensa, pudieron encontrar el contragolpe y lograr anotaciones externas y debajo del aro para cerrar el primer cuarto 25-15 arriba en el marcador.

Quimsa tuvo mucha fluidez ofensiva a partir de la rápida rotación y así continuó en el inicio del segundo parcial, cortando, encontrando hombres en la pintura y castigando desde ahí. Esa realidad se modificó un poco con el ingreso de Joel Anthony, pero San Lorenzo tuvo muchos problemas para encontrar caminos al aro y por ende tuvo muy poca efectividad (falló 9 de los 11 intentos iniciales del cuarto). En ese lapso La Fusión defendió de gran manera, corrió y basó sus sistemas ofensivos para alimentar al 4 (Aguerre) y al 5 (Acuña o Francis); así se alejaron a una máxima de 14 puntos (33-19). En los minutos finales hubo una mejoría en el equipo de Boedo, sobre todo a partir de la tarea integral de Meyinsse; a su vez, los de Santander tuvieron las primeras equivocaciones y las pagaron caro, a un punto tal que solo se fueron al entretiempo 38-32 arriba en el marcador. Otro factor negativo tuvo que ver con Nico De Los Santos, que terminó la primera mitad con molestias físicas.

La Fusión volvió al enfoque inicial y en una ráfaga metió un parcial 12-5 para volver a establecer una diferencia de doble dígito (50-37). Recuperaron los accesos cómodos al aro, aunque un picante Courtney Fells fue quien dio la cara por el equipo en ofensiva en ese lapso. Eso sí, cada vez que no anotaron le dieron la chance a San Lorenzo de correr en sus habituales transiciones rápidas y castigar desde esa vía. Esa fue la tendencia del tercer parcial, ya que el Ciclón tuvo serias dificultades para crear opciones en el ataque estacionado. Como Quimsa se equivocó poco y se mantuvo fino en cuanto a su efectividad, la diferencia se fue agrandando con el transcurso de los minutos. De hecho, la máxima del tercer cuarto llegó en su finalización: 19 puntos (65-46) a partir de un doble circense del Toro Acuña.

San Lorenzo necesitaba una épica para ganar el partido y en el comienzo del último período estuvo muy lejos de lograrla, ya que acumuló muchos tiros fallados y el rival se escapó a 21. Pero el Ciclón reaccionó y metió una rachita 12-2 (5 de Vildoza, 4 de Sims y 3 de Calfani) en un abrir y cerrar de ojos para acercarse 69-58 en 5 minutos. La defensa mejoró notablemente y eso les permitió golpear desde el contragolpe La diferencia siguió bajando con el paso de las posesiones, a un punto que llegó a un solo dígito: 62-70 gracias a un doble de Meyinsse tras tomar el rebote ofensivo. En ese momento en el que la pelota quemaba en Quimsa y el aro se cerraba cada vez más fue Fells quien se cargó toda la responsabilidad de anotar y con dos uno contra uno le dio un poco de aire a su equipo. Nico De Los Santos, con la magia desde el dribble y una bandeja furiosa, fue quien coronó la victoria y el título para los santiagueños: 76-70 para desatar la locura y sumar un nuevo título nacional para una institución repleta de historia.

Fuente: Básquet Plus
Foto: Gentileza Alejandra Sandez Prensa Quimsa

 

Comentarios